La Vida Pirata

Sintiendose como un idiota, pidio el primer brugata de la noche en dos dimensiones desde detras de aquel parche prestado, apestoso, humedo y tibio. Tu prueba, prueba y veras, le habia dicho aquel ingles viejo y borracho. Y se quito el parche dejando ver un hueco de piel arrugada con forma de globo ocular, y se lo ofrecio alegremente haciendo caso omiso de las gotas de sudor que escurrian sobre su pinta de cerveza. Al ver que dudaba, le guiño un ojo de manera conciliadora, aunque guiñar un ojo no tiene el mismo efecto en un tuerto. Que es como si un tipo con dos ojos plenamente operativos los cerrara en una mueca extraña para darte confianza. Que como minimo perturba.

Que cojones, y se coloco el parche sin pensarlo mas. Se levanto del taburete, y esquivo las mesas del local con habilidad pingüinesca. Aqui y alla grupos de gente avanzaban juntos hacia una violenta borrachera, y el oscuro ambiente del bar se acuclillaba en las esquinas, esperando la trifulca que sabia llegaria.

Se apoyo en la barra, tatuada con cigarrillos y marcas de bebida, e hizo un gesto ambiguo al camarero. El camarero, como todo buen barman portuario que se precie, permanecia convenientemente ajeno al suave tumulto de primera hora del local, y esparcia distraido la roña de un vaso opaco con un trapo translucido. Que va a ser, le pregunto al parche. Ron. Le sirvio un liquido ambarino, y las gotas que cayeron fuera del vaso humearon al contacto con el barniz desgastado de la barra, como mandan los canones. Vertio el contenido del vaso directamente en la garganta, dejando que lo abrasara momentaneamente, e hizo ademan de pagar. Tranquilo, dijo el barman agarrandolo del brazo, a esta invita la casa, y cogiendo el vaso ya vacio se dio unos golpecitos en el ojo. Clinj clin. Clin.

Volvio a su mesa como extasiado. La probabilidad de que algo saliera gratis en ese tugurio era... bueno, no habia probabilidad. El propietario acuchillo a la probabilidad cuando esta insinuo algo sobre una aceituna de propina en su ginebra. Ajaja, ¿ves lo que te dije, muchacho? Y no quieras saber las ventajas cuando tienes el kit completo.

Se subio con dificultad encima de la mesa, y mostro lo que era el kit completo. El garfio, la pata de palo, la cicatriz mal cosida en la mejilla. Incluso el loro disecado en el hombro. Y como dos copas y el hecho de estar subido en una mesa es una combinacion ganadora, el viejo loco ingles empezo a bailar sobre la mesa. Y como una pata de palo y un agujero en la mesa para las sombrillas tambien combinan bastante bien, el viejo loco cayo estrepitosamente sobre la mesa de al lado.

Es probable que fuera asi como comenzo la pelea que provoco el tercer cambio de cristaleria de la semana, pero lo que si es seguro es que fue en ese momento cuando el hombre del parche prestado decidio no volver a pagar una copa mas en su recien estrenada miserable vida de pirata.

5 humanos diciendo cosas:

Jota Joel dijo...

PERO QUE PUTA BARBARIDAD ES ESTA????
JODER QUE COLOREADO!!! MILES DE APLAUSOS Y KUDOS PARA TI!!!!! Además te has saltado la regla de los mil píxeles. Joder que bien te sienta trabajar. Seguro que el señor sin culo se va a poner a buscar su idem para poder caerse sobre él.

Voy a leer la historia.

Jota Joel dijo...

jajaj, brillante final, imagen mental del viejo loco enganchado difícil de superar. Eres un maestro.

irantzu dijo...

Brugata !! jajajja y sí, tiene que ser muy raro que te guiñe un tuerto... GRANDE COLEGUILLA MUNU !! muy muy bueno.

Ocho dijo...

Maldito Cialis, como te vuelva a ver pisandome el sembrao te pego una perdigonada que te dejo tieso.

Puta Italia...

Verónica Álvarez Sánchez-Gómez dijo...

He encontrado esta ilustración por casualidad y me ha encantado! enhorabuena ;)